Efectos de la cantidad e intensidad del ejercicio en obesidad abdominal y tolerancia a la glucosa en adultos obesos. Un estudio aleatorizado.

Sin resumen disponible.


Ross R, Hudson R, Stotz PJ, Lam M. Ann Intern Med 2015;162:325-334.

 

Comentario por: Dr. José Gallegos Martínez.

 

Es bien conocido que el ejercicio reduce la obesidad y mejora la tolerancia a la glucosa, sin embargo no está claro si hay un beneficio adicional de realizar la misma cantidad de ejercicio a una intensidad mayor.

El objetivo de este estudio fue determinar los efectos por separado de la cantidad e intensidad del ejercicio en la obesidad abdominal y la tolerancia a la glucosa. Fue un ensayo de 24 semanas de grupos paralelos, realizado en un solo centro en Kingston, Ontario, Canadá, de 2009 a 2013. Se incluyeron a 300 sujetos con obesidad abdominal. Fueron cuatro grupos de intervención: control (sin ejercicio, n=75); los grupos de ejercicio realizaron 5 sesiones semanales de ejercicio (en caminadora) divididos en: baja cantidad, baja intensidad (LALI) (n=73) los cuales realizaban 180 y 300 kcal por sesión para mujeres y hombres respectivamente, a un 50% del consumo máximo de oxígeno (pico de VO2); alta cantidad, baja intensidad (HALI) (n=76), con 360 y 600 kcal por sesión respectivamente a un 50% del pico de VO2; alta cantidad, alta intensidad (HAHI), con 360 y 600 kcal respectivamente a un 75% del pico de VO2. Se midió con un acelerómetro la actividad física no supervisada y tiempo “sedentario”. Los resultados primarios fueron circunferencia abdominal y glucosa a las 2 horas de una curva de tolerancia a la glucosa. Las mediciones secundarias fueron condición cardiorespiratoria y parámetros de sensibilidad a la insulina.

            Terminaron 72.3% participantes (n=217). El tiempo promedio de ejercicio en minutos por sesión fue: 31  en LALI, 58 en HALI y 40 en HIHI. La actividad física no supervisada y el tiempo “sedentario” no cambió en ningún tipo de ejercicio vs el grupo control (p>0.33). Después de ajustar para edad y sexo, las reducciones en la circunferencia de cintura fueron mayores en los tres grupos de ejercicio vs el grupo control: - 3.9 cm en el LALI (p<0.001), - 4.6 cm en HALI (p<0.001), -4.6 cm en HAHI (p<0.001), sin embargo, esta reducción no fue diferente entre los grupos de ejercicio (p>0.43). De igual forma, la disminución de peso corporal fue mayor en los 3 grupos de ejercicio vs grupo control (p<0.001) y fue similar entre los grupos de ejercicio (p>0.182). Después de ajustar por covariables, la reducción de glucosa a las 2 hrs fue mayor en el grupo HAHI: -12.5 mg/dl (p=0.027) comparada con el grupo control. La disminución de glucosa a las 2 hrs en los otros dos grupos LALI o HALI vs control no difirió (p=0.159). La condición cardiovascular y la acción de la insulina también fue superior en los grupos de ejercicio, en especial los grupos con alta intensidad de ejercicio.

            La contribución de este estudio es que a pesar de que los grupos de ejercicio tuvieron disminuciones similares de peso y circunferencia abdominal, solo el grupo de alta intensidad de ejercicio mejoró la tolerancia a la glucosa. Sin embargo, la importancia de esta mejoría en pacientes sin diabetes, no está clara.

            Este ensayo clínico refuerza las recomendaciones actuales de las guías de actividad física, donde la actividad física moderada se relaciona con pérdida de peso y de circunferencia abdominal, que eventualmente se traducen en mejoría de la salud. Lo novedoso del estudio es que el ejercicio de mayor intensidad, pudiera brindar beneficios adicionales que el ejercicio de menor intensidad, al observarse la mejoría en la glucosa a las 2 hrs. Son necesarios más estudios que reproduzcan estos hallazgos.

            Se podría hacer una analogía con el entrenamiento deportivo. Para mejorar más la condición cardiovascular es necesario entrenamiento de alta intensidad, no solo mayor cantidad. Por ejemplo, en atletismo, el entrenamiento de velocidad con repeticiones rápidas, mejora la condición cardiovascular y la velocidad. En este contexto, serían lógicos los resultados de este estudio, en que mejoró más la condición cardiovascular, con el consecuente resultado de mejoría metabólica.

 

Bibliografía:

  • Jensen FDH, Apovian C;, Ard JD et al. American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines. 2013 AHA/ACC/TOS guideline for the management of overweight and obesity in adults: a report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Practice Guideline and The Obesity Society. Circulation. 2014;129:S102-38.

  • Haskell Wl, Lee IM, Pate RR, et al. Physical Activity and Public Health. Updated recommendation for adults from the American College of Sports Medicine and the American Heart Association. Circulation 2007;116:1081-1093.

  • Colberg SR, Sigal RJ, Fernhall B, et al. Exercise and type 2 diabetes. The American College of Sports Medicine and the American Diabetes Association: joint position statement. Diabetes Care 2010;33:e147-e167.

     

 

 

Share: