Los individuos obesos metabólicamente normales están protegidos de los efectos adversos después de la ganancia de peso


J Clin Invest. 2015 Feb;125(2):787-95 Comentario:Dra. Paloma Almeda-Valdés Departamento de Endocrinología y Metabolismo. Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán En México la prevalencia de obesidad continúa incrementándose en forma constante y es uno de los principales problemas de salud pública. De acuerdo a la Encuesta Nacional de Salud 2012, la prevalencia de obesidad en México fue de 32.4% y mostró un incremento anualizado de 1.3%. El concepto de que algunas personas con obesidad están protegidas del desarrollo de complicaciones metabólicas fue propuesto hace aproximadamente 60 años. Los criterios para identificar a los individuos con obesidad sin alteraciones metabólicas denominados individuos metabólicamente sanos o normales (MNO) son diversos, incluyendo los componentes del síndrome metabólico o estimaciones de sensibilidad a la insulina. Dependiendo de los criterios utilizados, la prevalencia de individuos MNO va del 2% al 50%. Los mecanismos asociados con la protección contra el desarrollo de complicaciones metabólicas asociadas a obesidad no son claros. La hipótesis del estudio titulado “Los individuos obesos metabólicamente normales están protegidos de los efectos adversos después de la ganancia de peso” realizado por el grupo del Dr. Klein en la Universidad de Washington en St. Louis Missouri, EUA, es que los individuos MNO con contenido intrahepático de triglicéridos normal (<5.6%) son resistentes al desarrollo de efectos metabólicos deletéreos después de la ganancia de peso (de aproximadamente 6%) en comparación con individuos con obesidad metabólicamente anormales (MAO) con contenido intrahepático de triglicéridos elevado (≥10%). Al inicio del estudio el porcentaje de grasa corporal e índice de masa corporal (IMC) no fueron diferentes entre los grupos. En contraste, el contenido intrahepático de triglicéridos y el volumen de tejido adiposo visceral fueron mayores en los MAO. La ganancia de peso fue similar en los dos grupos y fue principalmente debido a incremento de masa grasa (72%). En ambos grupos hubo incremento del contenido de intrahepático de triglicéridos, pero fue mayor en el grupo de MAO. La ganancia de peso se asoció con empeoramiento de triglicéridos (+27%), apoB100 en VLDL (+43%), ALT (+14%), adiponectina (-11%) y presión arterial sistólica (+9%) y diastólica (+14%) solo en el grupo de MAO. En ambos grupos la ganancia de peso causó incremento de glucosa en ayuno (MNO +3% y MAO +5%) y leptina (MNO +24% y MAO +20%). En el estudio de pinza euglucémica hiperinsulinémica (clamp), antes de la ganancia de peso la aparición de glucosa endógena fue 52% mayor en el grupo de MAO y la supresión de la aparición de glucosa durante la infusión de dosis bajas de insulina (sensibilidad hepática a la insulina) 22% menor (P<0.001). La aparición de glucosa endógena fue mayor después de la ganancia de peso en el grupo de MAO (P= 0.014) y se mantuvo sin cambio en el grupo de MNO. En forma similar, la supresión de la aparición de glucosa endógena durante la infusión de insulina disminuyó después de ganancia de peso en el grupo de MAO (P= 0.017) y se mantuvo sin cambios en el grupo de MNO. Antes de la ganancia de peso, la utilización de glucosa fue 52% menor y el incremento de la utilización de glucosa durante la infusión de dosis altas de insulina (sensibilidad muscular a la insulina) fue 75% menor en el grupo de MAO. Después de la ganancia de peso tanto la utilización de glucosa y el porcentaje de incremento en la utilización de glucosa durante la infusión de dosis altas de insulina disminuyeron en los MAO en forma significativa, mientras que no hubo cambio en MNO. Antes de la ganancia de peso, la aparición de palmitato fue 64% mayor y la supresión de aparición de palmitato durante la infusión de dosis bajas de insulina (sensibilidad a la insulina en tejido adiposo) fue 33% menor en MAO (P< 0.001) y después de la ganancia de peso la supresión de la aparición de palmitato durante la dosis bajas de insulina disminuyó en sujetos MAO pero no cambió en el grupo de MNO (P= 0.046). Adicionalmente, se realizó un análisis de los cambios de transcripción global de genes en tejido adiposo subcutáneo inducido por la ganancia de peso que reveló incremento de las vías biológicas relacionadas a metabolismo y síntesis de lípidos solo en el grupo de MNO. En forma consistente la expresión de genes de enzimas lipogénicas tales como FADS1, FADS1, ELOVL6 en tejido adiposo estuvo incrementada después de la ganancia de solo en el grupo de MNO. Así, este elegante estudio demuestra que existen respuestas diferentes a la ganancia de peso en sujetos MNO y MAO. En sujetos MAO la ganancia moderada de peso exacerbó los factores de riesgo metabólicos para enfermedad cardiovascular incluyendo presión arterial, concentraciones de triglicéridos, concentración de apoB100 en VLDL y secreción de apoB100 en VLDL, disminuyó adiponectina y sensibilidad a la insulina en hígado, músculo esquelético y tejido adiposo y causó un incremento del contenido intrahepático de triglicéridos. Los autores sugieren que sus resultados demuestran que las personas obesas con contenido intrahepático normal de triglicéridos son resistentes a los efectos metabólicos adversos de la ganancia moderada de peso. Además, que el contenido intrahepático de triglicéridos es un marcador de la respuesta adaptativa a la ganancia de peso, que va de la mano con los efectos metabólicos deletéreos que ocurren con la ganancia de peso. Los individuos con contenido normal pueden tolerar una ganancia de peso moderada sin desarrollar efectos adversos metabólicos serios debido a que las vías biológicas y genes relacionados con el metabolismo de lípidos estuvieron incrementados, sugiriendo que la capacidad del tejido adiposo para la lipogénesis tiene un papel en esta protección. Sin embargo, es importante señalar que no se puede establecer una relación causal entre el depósito intrahepático de triglicéridos y el desarrollo de características metabólicas adversas. Además, como se ha comentado en otras publicaciones, tampoco se puede excluir que los sujetos MNO puedan desarrollar alteraciones metabólicas con mayor ganancia de peso o mayor tiempo de exposición. Esto implicaría que quizá esos individuos solo representen un grupo con mayor tolerancia para el desarrollo y manifestación de factores de riesgo metabólicos asociados a la obesidad.
Share: